lunes, 25 de julio de 2011

La historia del blues 40

.
Antes del amanecer...

Yo miraba hacia el techo pero solo físicamente, en realidad no miraba hacia ningún lugar, tenia la mirada perdida, estaba absorto por su conversacion, por su sinceridad y su delicadeza, entrelazado con ella en la distancia, atraído por su compañía y su complicidad en una sincera y desnuda conversacion.
El tiempo corría en el reloj pero no entre nosotros, pues no tenia la menor importancia, porque nuestro reloj estaba parado, que mas daba el tiempo si lo importante era disfrutar de ese momento mágico en el que la química y los sentidos estaban por encima de cualquier otra cosa,  fue tal que así...

Como sumergirse en una conversacion y estar en todo momento pendiente de la siguiente palabra que te van a decir, como ese disco que nunca quieres que se acabe porque es hermoso desde la primera a la ultima canción, con todos los sentidos puestos en la otra persona, en sus acordes, en su melodía, en compartir, algo que no sucede así como así, como encontrar una aguja en un pajar, como un silbido entre el tumulto de la gente, como una sonrisa perdida y encontrada...

 ...antes del amanecer!

Blues before sunrise